LA FÁBRICA DE MEMORIAS

LA FÁBRICA DE MEMORIAS

viernes, 4 de febrero de 2011

Entre parpadeo y parpadeo


Y tengo que perdonarte, entre parpadeo y parpadeo, por ser tan idiota de no reconocerme ni reconocerte. Por perderte entre grietas oscuras y caminos llenos de una absurdidad que lo envuelve todo. Por dejar que te resbalen segundos fundamentales entre las manos. Por ser un ser de agua. Por situarte en el confín delimitador en un frágil equilibrio y no traspasarlo. Te miro para perderme en tu oscuro abismo y encuentro. Te encuentro. En ese fulgor permanente, que te induce a explorar, a gritar, a empujar, a impresionar, a llorar, a acarrear, a reír, a andar sin principio ni fin, caminar, buscar, amar, retroceder y volver a empezar. Una vez más, volver a empezar de nuevo, hasta que me reconozcas, me vivas, me sueñes por ser un ser de agua que se pierde por grietas oscuras y deja caer segundos mantenidos, en frágil equilibrio, entre los confines que imaginas y, por ello, no tengas que perdonarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario