LA FÁBRICA DE MEMORIAS

LA FÁBRICA DE MEMORIAS

lunes, 31 de enero de 2011

Baldosas azules

Recorro baldosas azules. Geografío el espacio y en bucle rodeo la columna gris con la pretensión de dibujar una espiral. Entreveo dos o tres infinitos fijados en sigiloso silencio en mi cuerpo, cosmogonía de movimiento, se ubican en una paradoja. Interpelada sin palabras, advierto una pequeña vibración, sin nombre, viviendo en el esternón. Lentamente empieza a agitarse en trayectoria errante, asciende y desciende removiéndolo todo, hasta llegar a los rincones sin memoria. Despoblada de absolutos, se inicia la revolución de los entresijos taciturnos y la materia se desploma, cae deshecha al pavimento y desaparezco. Y aún así me miras.

lunes, 24 de enero de 2011

Para recordar


Siempre hay momentos para recordar y personas con las quien compartir anhelos, sueños y nuevas fantasías.

viernes, 14 de enero de 2011

Tú o yo

Vaivén de los pliegues del tiempo,
te miro desde el rincón de quejas.
Te miro.
Inerte, estéril, sinsentido. ¿Tú o yo?


Del blanco radiante han huido los colores,
vacío negro nos acoge,
sosteniéndonos en la línea imaginaria que nos une
¿nos une?.

Mi mano se cierra contra sí misma,
en gesto de repliegue vital que encierra
en su sí, mi adiós.


Por miedo a la falsa evocación del desamparo
mis pestañas caen invocando al recuerdo,
no hay señal,
no hay puerta.
Se cierra la ventana.

Sinsentido, estéril, inerte.
Tú o yo.

lunes, 10 de enero de 2011

Pliegues blancos



Descansan tus pestañas apoyadas en mi almohada y te observo mientras duermes. Alegremente transito entre las horas, que desde tu llegada se han instalado en casa. No transcurren los minutos, capturados por tu sonrisa nos contemplan quietos, atentos, con el leve rubor de la extrañeza. No esperaban tu entrada y, como yo, han sido sorprendidos en la medianoche de sus sueños. Supongo que por eso el tiempo ha quedado detenido, suspendido en la burbuja del umbral que nos separaba, recogido entre los pliegues del blanco que nos acoge un día más.