LA FÁBRICA DE MEMORIAS

LA FÁBRICA DE MEMORIAS

lunes, 29 de noviembre de 2010

Un año después: Dó

El año pasado cumplí 39 años sobre un escenario, entre un proyector, un ordenador, muchos cables y aún más amistades que me acompañaban… fue realmente emocionante. Este año ya tendré los 40 cuando suba, de nuevo, sin proyector, sin cables, pero todavía con el ordenador y mis amigos y amigas para celebrar el primer aniversario de Ad'Art. Nos vemos en la Mirona de Salt el día 5 de diciembre a las 23h.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Emerges

Ciclos de repetición. Sigue siendo ese noviembre extraño que me interpela en signos, como descuidados, como aquella persona que te mira de reojo, que te mira, aunque sea sólo por qué no hay nadie más a quien mirar. Estás despoblada en el corazón del mar. No es brava, pero te encuentras en esa agua convertida en magma y sientes un calor devorador que te incita al apocalipsis de ti misma. Te invita a abrir una puerta, a cruzar ese umbral, a creer en la línea que te separa de aquello que desconoces y, sin embargo, sabes tan cercano a ti. Casi puedes dibujar la geometría encerrada entre sus paredes, casi puedes sentir su textura, ver su color y, en ese casi, se escapa un aliento observando el magma espeso. Estás sola en medio de la mar, conduciendo el barco que te lleva al mes insólito, sorprendente, en el que desconoces signos, interpelas espacios, creas líneas y vistes de un rojo espeso entre la nada rebosante de fórmulas matemáticas cuyo infinito te desmonta. MIras. Te desvistes de aritméticas, de cálculos, de las ciencias exactas que te explican, dejas de repetirte. Emerges, sin emerger, sobresale la quilla de la nave guía. No ves y, sin embargo, tu desnudez se ha convertido en viento.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Noviembre

Noviembre es extraño. Invariablemente, año tras año, me contempla entre las hojas caídas, fisga entre mis rincones buscando todo aquello que no encuentro. Yo le miro, pretendiendo entender, procurando escapar de su mirada expectante. El color rojo, pintando los pétalos por donde camino. Noviembre es extraño. Sentada, oigo el motor parado, contengo el agua y miro al cielo, como si en ese gesto pudiese evaporar el peso de las arterias que se alarga unos metros al sur. Se mueve, las luces azules anuncian el despegue, se abren pequeñas compuertas que dejan algo más que lluvia en la tierra, que en otoño, se convierte en oro. Hoy soy noviembre.