LA FÁBRICA DE MEMORIAS

LA FÁBRICA DE MEMORIAS

sábado, 6 de marzo de 2010

Mariposas que vuelan

Debería hacer calor aquí adentro, cubierta por la trasparente seda, pacientemente tejida. Debería hacer calor, pero siento frío. Crisálida en la oquedad rugosa rememoro lo no nato, entelada la visión no alcanzo a vislumbrar, no logro.. ¿Cuánto tiempo se necesitará para salir de aquí? ¿No son demasiados años?

Lucho contra los filamentos que me traban, combato una, dos, tres batallas perdidas. En ofensiva contra mi misma, tan sólo logro quedar más y más atraída por la maraña protectora.

Probaré a deslizarme, lentamente, suavemente evaporarme. ¿Dispersarme?

Así, me desvanezco entre la bruma de la primavera y siento el calor de tu mirada. Mariposas que vuelan. Franqueas el umbral de la noche pausadamente y la originaria risa cruza corriendo bajo la puerta, inscribes tu piel en la mía y nuestros perfiles juegan a las sombras chinas. Esbozamos mariposas que vuelan sobre la pared blanca. Una y otra vez, hasta que rompe el día y así me duermo suave, recorriendo, perfilando, apurando todavía los últimos instantes de luz.

Mariposas que vuelan.

2 comentarios:

  1. Los efectos de la profundidad con dos planes, al inicio, y el de las mariposas, son fabulosos, una Maravilla. Por cierto, que le iría bien unas letras como fogonazos que fueran del interior hacia el exterior, ¿no crees?
    Ahora bien, ese narcisismo...
    En definitiva, unos divertimentos muy entretenidos. Espero que lo de que éste es el último no sea más que una treta para crear expectación.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué haría Narciso sin personas como yo que le den vida? Busco los fogonazos.. a ver si los encuentro.

    ResponderEliminar