LA FÁBRICA DE MEMORIAS

LA FÁBRICA DE MEMORIAS

lunes, 22 de marzo de 2010

Funambulismos


Hoy he visto a Antonia caminando sobre el hilo invisible, una vez más. Aspiraba cruzar la densa arquitectura levantada en fortaleza. Se iba deslizando por las finas hebras trenzadas en la utopía de tu mirada. ¿Qué mirada? me preguntas mientras cruzas la calle. La tuya, la que se veló bajo la luz de aquella farola de la esquina, un día de cualquier estación ya pasada. Ríes, y yo lo entiendo, sobrado espacio os separa. Tú, ni siquiera recuerdas su rostro. Pero Antonia colecciona espejismos de un instante. No podría calcular cuantos destellos conserva, archivados en cajas coloreadas. A veces, de vez en cuando, abre una y bucea en un mar de luminiscencia irisada, una hora o dos. Emerge para regalarme un atisbo de fulgor. La miro. Aunque lo intento, no puedo convencerla de que deje de deambular entre imposibles, edificaciones imaginadas en un minuto de calma. Me mira. Se ríe y en un salto de pértiga, vuelve a su inverosímil funambulismo alumbrada por el sol de la medianoche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario