LA FÁBRICA DE MEMORIAS

LA FÁBRICA DE MEMORIAS

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Entre el viejo y el nuevo año

Una constante se repite cada diciembre, estreno un nuevo año y a la vez se acaba. Separan a las dos fechas 27 días, entre las cuales siempre se mezclan las reflexiones y los deseos que las acompañan. Este ha sido un año lleno de emociones, las vividas a flor de piel y las que todavía se esconden bajo su capa protectora. Un año lleno de nuevos proyectos compartidos que han hecho vibrar las paredes de casa llenándolas de risas y sueños. Un año de encuentros y pérdidas que te verifican y arraigan, un poco más, en un espacio esencial repartido entre todas aquellas personas que te acompañan en el recorrido. Un año, cuanto menos, interesante. Un deseo acompaña la entrada de año, poder seguir compartiendo todo aquello que hace que cada día despierte un poco más.


jueves, 16 de diciembre de 2010

Poesia i pintura

SETEMBRE

La diagonal d’ombra sobre el camp
escata les crostes de llum del blat
i ens augura una repetició
crepuscular, més i més imminent.

Som insectes despistats, eixordats
pel ritme inquietant de tantes passes
sobre l’ordi sec dels nostres records:
atrapada en l’ambre del crepuscle,
la nostra flema es disposa a hivernar.

(Jordi Fornos)

viernes, 10 de diciembre de 2010

Todo son flores a mi alrededor


Es mi cumpleaños y la casa se llena de flores, como si de un signo se tratara todo va brotando a mi alrededor. Con la mirada cegada en negro me dejo llevar de las manos, recorro un tiempo oscuro, un espacio imaginado y me conducen hacia el calor de un hogar que se llena de risas, afecto y sorpresa. Tengo 40 años, una casa que me acoge y sonríe cuando llego, las plantas que crecen felices; los pinceles que relajadamente se han instalado en el comedor; hojas en blanco deseosas de escribir; una cámara que captura imágenes y se entiende con un ordenador para narrar historias; unas cuantas propuestas, proyectos e ideas, decentes e indecentes, que salen por la puerta abierta para recorrer espacios y personas. Todo a punto en la maleta para iniciar una nueva década. Bienvenida.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Un año después: Dó

El año pasado cumplí 39 años sobre un escenario, entre un proyector, un ordenador, muchos cables y aún más amistades que me acompañaban… fue realmente emocionante. Este año ya tendré los 40 cuando suba, de nuevo, sin proyector, sin cables, pero todavía con el ordenador y mis amigos y amigas para celebrar el primer aniversario de Ad'Art. Nos vemos en la Mirona de Salt el día 5 de diciembre a las 23h.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Emerges

Ciclos de repetición. Sigue siendo ese noviembre extraño que me interpela en signos, como descuidados, como aquella persona que te mira de reojo, que te mira, aunque sea sólo por qué no hay nadie más a quien mirar. Estás despoblada en el corazón del mar. No es brava, pero te encuentras en esa agua convertida en magma y sientes un calor devorador que te incita al apocalipsis de ti misma. Te invita a abrir una puerta, a cruzar ese umbral, a creer en la línea que te separa de aquello que desconoces y, sin embargo, sabes tan cercano a ti. Casi puedes dibujar la geometría encerrada entre sus paredes, casi puedes sentir su textura, ver su color y, en ese casi, se escapa un aliento observando el magma espeso. Estás sola en medio de la mar, conduciendo el barco que te lleva al mes insólito, sorprendente, en el que desconoces signos, interpelas espacios, creas líneas y vistes de un rojo espeso entre la nada rebosante de fórmulas matemáticas cuyo infinito te desmonta. MIras. Te desvistes de aritméticas, de cálculos, de las ciencias exactas que te explican, dejas de repetirte. Emerges, sin emerger, sobresale la quilla de la nave guía. No ves y, sin embargo, tu desnudez se ha convertido en viento.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Noviembre

Noviembre es extraño. Invariablemente, año tras año, me contempla entre las hojas caídas, fisga entre mis rincones buscando todo aquello que no encuentro. Yo le miro, pretendiendo entender, procurando escapar de su mirada expectante. El color rojo, pintando los pétalos por donde camino. Noviembre es extraño. Sentada, oigo el motor parado, contengo el agua y miro al cielo, como si en ese gesto pudiese evaporar el peso de las arterias que se alarga unos metros al sur. Se mueve, las luces azules anuncian el despegue, se abren pequeñas compuertas que dejan algo más que lluvia en la tierra, que en otoño, se convierte en oro. Hoy soy noviembre.


viernes, 22 de octubre de 2010

Aquaviva

miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿Bailo con la cajita de música?

Estoy en mi habitación, soy una niña que atesora una cajita de música, un camisón blanco y un espacio donde jugar. Abro la cajita de música y estoy en un escenario, mi espacio se ha convertido en un teatro donde bailo para todos los presentes. Es danza clásica, la cajita me proporciona el sonido. Transito por la geografía vital, monto exposiciones de mis obras plásticas, escribo en un blog, produzco vídeos, subo a un escenario para cantar, para actuar y jamás he bailado en un escenario. Nunca se sabe, puede que algún día abra una cajita de música y baile vestida con un camisón blanco sin que sea un juego en un espacio imaginario. Nunca se sabe, de momento os invito a ver como los aparadores de las tiendas del Barri Vell se convierten en espacios transitados por la danza contemporánea, los días 24 y 25 de septiembre.


martes, 7 de septiembre de 2010

Yo trajino...

Salgo al balcón, el mundo trajina, siempre me ha gustado el término trajinar. Verbo enunciado por mi madre desde mi niñez, ella siempre trajina. Moverse, mover los espacios, de derecha a izquierda, de arriba abajo. Removerlo todo, una y otra vez, hasta mirarlo todo en éxtasis. Era así como tenía que estar. Y en ese estar, miles de mariposas pasan sonriendo a mi alrededor e invaden mis espacios. Entre tanta mudanza, a veces deseo residir en un espacio inmutable, a veces pienso en parar, en quedarme quieta, como esperando que el planeta gire sin mi presencia. Esconderme en ese rincón, de esquinas blancas, aguardando que el tiempo me encierre en su burbuja. Pero.. sé donde están los alfileres, sí, en esa cajita roja. Me acerco lentamente, prendo uno y la burbuja se deshace en millones de gotas de agua que invaden el resguardo y riegan la planta que crece feliz a mi lado, en esa casa donde sé que puedo trajinarlo todo.



miércoles, 25 de agosto de 2010

Y si me preguntas..

Y si me preguntas, quizás no tenga respuesta. ¿Cómo le explico que no pasa nada? Y si me preguntas, puedo responderte que somos cuerpo, inevitablemente, y puede que, además, no haya explicaciones posibles en la ausencia. No razona o, quizás comprende demasiado y no llegamos a entenderlo. Me miro al espejo para cerciorarme de que soy yo. Sí, es evidente que hay unos ojos oscuros que me miran, unos ojos que todavía se sorprenden a sí mismos, de vez en cuando. Soy yo, sí, y por ello sigo intentado encontrar palabras que definan, argumenten, analicen, deduzcan, localicen, posicionen, sitúen inundaciones acuosas en su justa medida. Sí, es un dolor, pero .. no es físico. Otro intento, este visual, el cuerpo fragmentado en piezas, las has ido colocando, pacientemente, las que has encontrado en el camino, las que te ofrecieron generosamente, las que has fabricado con perseverancia, son muchas. Una de las valiosas piezas que te han conformado, la de color, bueno.. no sé, en realidad podría ser de cualquier color, no hacen falta tantos detalles. O sí, la pieza de color sofá, con matices de ese blanco humo. Sí, también tiene algo de rosa cortina, que siempre combina con todo. No sé si también algo del tremendo marrón (en todas sus tonalidades), siempre está presente, aún no sé porqué. La pieza coloreada se deshace y se convierte en hilo, de colores, un hilo que puede estirarse hasta el infinito. Y una mano, que no es mano, lo estira.. empieza el deshilado, paulatino, pausado, la pieza se va deshaciendo y sientes el vacío. ¿Dónde está? Y en tu empeño, sigues la hebra.. miras el hueco, adviertes todo lo que contiene la carencia, el cuerpo tiene memoria. Sigues la hebra.. y todos los colores y las palabras te empiezan a relatar su historia. Los escuchas y por fin ese cuerpo que somos, sonríe. No has perdido nada me digo en ensalmo. Y sientes en tu ombligo, un filamento de colores. Y si me preguntas, sigo sin respuesta… pero seguiré la fibra irisada.

sábado, 14 de agosto de 2010

Despierto en la ausencia


Despierto en la ausencia
indagas entre los ensueños del alba.
Exploras interrogantes calmando
el dolor del seno vacío.


Situado en mitad de tu ciudad, avistas momentos en fuga,
congojas licuadas en sal y disoluciones
pasadas.
Situado en mitad de tu ciudad, avenidas de palabras calmas,
encienden sus luces, en blanco y negro,
siempre.
Situado en mitad de tu ciudad, descubres hilos por tejer
que reclaman de tus
manos.


Percibes las palmas,
emplazado en ti mismo, miras hacía el centro
que volverás a colonizar,
quizá mañana mismo.


lunes, 9 de agosto de 2010

Una voz

No tengo voz. Las cuerdas vocales parecen tener vida propia y niegan la fonación adecuada. Creencia categórica que recorre una geografía vital. Que difícil es resolver interiores. Que fácil poner signos e imágenes que reemplazan el miedo al balbuceo. Hay un preciso instante en que la decisión toma las riendas. El quehacer llama a mi puerta y le abro. La labor no será fácil, pero..

A l'altre costat del fil from olga taravilla on Vimeo.

domingo, 1 de agosto de 2010

Singular mundo



Hace algunos años habitaba en una campana de cristal, rígida y frágil. Ya os he hablado alguna vez de mi mundo singular. Aunque no sea siempre el mismo. Mudable, versátil, tornadizo y a veces inestable. Fue y sigue siendo todo un universo. Extraño, misterioso, absurdo. Hoy resigo, bajo la yema, su diferente interior, es de forma esférica, aunque no lo parezca por su nitidez y ductilidad. Ya no es una campana de cristal en la que adormecerse en sordina. Ahora es particularmente maleable, elástico y dócil, singular. Un juego entre lo extraordinario, la soledad y lo raro. Un número gramatical que se comprende en el plural.

Y aquí me encuentro, miro hacía la derecha y una gama de blancos me saluda desde la esquina de la habitación. No sé porqué los colores siempre despiertan a medianoche, leen en braille la rareza y fijan en mí su tacto expectante. Oigo también las notas musicales, adheridas a las paredes, guareciendo instantes, sonoridades, risas y llantos apagados. Acordes y respiraciones. Respirar, una y otra vez. Miro la silueta de la ausencia, grabada a una silla robada por la metáfora. Una porción del mundo se volatiliza, y tengo la sensación de que también desaparece de mí interior un fragmento. Fracción que abre un hueco, una pequeña concavidad que transforma mi esfera en una rareza nueva. El planeta se revoluciona, una vez más, dejando atrás campanas y esferas, rasgando lo desconocido abre puertas y compuertas. Todo esta (in)quieto, atento. Eso sí, los (im)perdibles, al regreso de su viaje, increíblemente, recordaron el camino hacía mi habitación, y volvieron para sonreírme en la madrugada en que inicié una nueva traza.

martes, 6 de julio de 2010

5 cèntims..

Tens càmera web? Tens cinc minuts? Tens una idea?

Des de l'Associació Ad'Art us proposem fer un curt només amb una càmera web i amb un metratge màxim de 5 minuts.

Envieu-nos el vostre vídeo i formarà part del projecte 5 Cèntims, que es celebrarà a Girona el proper mes de juliol.

Us necessitem! Animeu-vos-hi!!!!!!!!!!!!!!!!!


5 Cèntims es desenvoluparà en dues fases:

1.Projecció de tots els curtmetratges adreçats a l'associació Ad'Art en diferents espais del Barri Vell de Girona. Mitjançant una votació, el públic assistent triarà els curtmetratges que passaran a la segona part del projecte

2.Espectacle 5 Cèntims: la projecció dels curta-metratges finalistes es barrejarà amb mostres d'altres disciplines en un espectacle a l'aire lliure.

Bases de la convocatòria

  1. Només es pot rodar amb càmera web i la durada màxima és de cinc minuts. Durant la postproducció podeu fer el que vulgueu. Les obres han d'ésser inèdites
  2. Els vídeos han de presentar-se en format AVI amb vídeo comprimit en qualsevol format derivat del MP4 (Mpeg4, WMV, DivX, Xvid) i en mida PAL (720 X 576 píxels)
  3. El tema és lliure
  4. Tots els curtmetratges han de tenir un títol
  5. Tots els participants cedeixen a l'Associació Ad'Art els drets d'exhibició pública dels curtmetratges durant el projecte 5 Cèntims
  6. Participar al projecte 5 cèntims implica la total acceptació i compliment de les bases

Temini

La data límit per fer-nos arribar les vostres propostes és el diumenge 11 de juliol

Podeu fer-nos arribar el vostre curtmetratges

Per Internet: penjant el curtmetratge com vídeo privat en el vostre vímeo o youtube i enviar-nos el enllaç a adartgirona@gmail.com. Heu d'incloure al cos del mail el nom dels creadors i un telèfon de contacte

Correu ordinari: Podeu enviar-nos un dvd o cd per correu postal a Gran via Jaume Primer, nº 56, 3er. Heu d'incloure el nom dels creadors i un telèfon de contacte. Es recomana correu certificat.

Deixar el vostre curtmetratge en un cd o dvd al Cafè Petit (c/Ciutadans, 2) dins un sobre i incloent el nom dels creadors i un telèfon de contacte.

Premis

4t. Premi:

Dues copes gratis a l'Spritz -Passeig de Canalejas, 1-

3er. Premi:

Un abonament de 10 entrades del Cinema Truffaut

2on. Premi:

Un sopar per a dues persones al Restaurant la Cocollona - Pujada Sant Domènec, 9- + Un abonament de 10 entrades del Cinema Truffaut

1r. Premi:

Un sopar per a dues persones al Restaurant Jardins de la Mercè - Pujada de la Mercè, 10- + Un abonament de 10 entrades del Cinema Truffaut



sábado, 3 de julio de 2010

Corales verdes


Mi cuerpo casi dormido, indiferenciado de la sábana blanca. Te acercas, lentamente descubriendo cada uno de los parajes del camino. Tus manos pasean, se acercan y mi piel tiembla, vibrando bajo las yemas. El roce rugoso desampara años de acopio y la epidermis se derrumba. Siento la desnudez, deslizándose entre las quebradizas formas que la envolvían. Desposeída de absurdos ancorajes puedo ausentarme de ti y huir hacía un arrecife de corales verdes. Sí, existen corales verdes en un mundo no tan extraño como pueda parecer. Nadando entre el arrecife me voy despojando de mi misma hasta convertirme en agua.

Hoy,

soy agua.

sábado, 26 de junio de 2010

Caja de secretos


Convertida en caja de secretos,

guardo tu nombre entre el silencio.

A través del enrejado calculo,

cuantas palabras me separan de ti.


Cien cajones cerrados,

colmados de misterio

invocan albas no respiradas.


Perfume dulce extraviado.

Mirada detenida en un segundo inhalado con fuerza.



Dos segundos y desaparezco

hasta perderme dentro.

Un minuto para atesorar,

convirtiéndome en arcón de secretos.



Inspiro en la madrugada y sigo

contando palabras.


martes, 22 de junio de 2010

Depression num. 2

Penetras en un mundo singular. Es dorado y rojo. Los imperdibles, se convierten en objetos que olvidan su nombre. Hace ya algunos días que jugábamos al escondite. Una vez y otra desaparecían por el gusto de ser buscados, se divertían siendo llamados por toda la casa, haciéndome revisar sus rincones preferidos. El juego duraba hasta el momento en que escuchaban las canciones de ensalmos y encantamiento, les hacía reír y eran descubiertos entre algarabías. Toda la casa, se convertía en una explosión de formas y colores que volaban por la habitación. Hoy, ya no sé como (re)nombrarlos para que se dejen ver una vez más, mi voz ya no les encanta. Definitivamente se han extraviado en el submundo de armarios y formas de mi hogar. Los innombrables siguen a resguardo y yo, sigo un poco triste por su desaparición. Pero en una vivienda roja y dorada nunca faltan motivos de entusiasmo y apasionamiento. Mi mirada se dirige hacía la izquierda, oigo unas notas que suenan bajo las cuerdas de una guitarra, en sordina... sonrío y la composición en pocas horas está ya conmigo para convertirse en imagen. La ha titulado Depression num. 2. Vaya título para una armonía tan bella. Me gusta imaginar la música en imágenes. Olvidemos los (im)perdibles, realmente vivo en un mundo singular. Incluso el rojo y el dorado se convierten en extrañas combinaciones de color.



lunes, 14 de junio de 2010

Cicatriz

Foto:Dave Saurí



La distancia logra un sueño: cerrar la carne viva.
Someter la herida abierta,
sangrante y llorosa de ausencias.

Sigo así el itinerario de una cicatriz
con la mirada,
puedo reseguirla sin temor e, incluso,
llenarme de nostalgia...

jueves, 10 de junio de 2010

El vacío



He saltado al vacío, la impresión provocada rememora viejos sueños infantiles. No sé porqué pero me divertía caer en la nada, tiraba objetos a un espacio imaginario para poder precipitarme hacia ellos, justificadamente. Años después ya no necesito ninguna excusa, aunque todavía no sé si me sigue divirtiendo de la misma forma. He saltado al vacío y curioseo en derredor, sí, estoy en la medianía de la vorágine, un poco desubicada todavía, me cuesta bastante nadar entre el viento. Creo que estoy poco habituada a no tocar tierra. En realidad poco puedo palpar, todo se desliza suavemente entre mis dedos, entre mi talle, incluso tú, pasas suspirando a pocos centímetros de mí. Leve huella sutil de una quimera en medio de la brisa. Braceo con decisión hacía el norte, siempre imagino mi huída encaminada hacía la aurora. Sentada sobre ella esperas mi retorno, con la paciencia de alguien que sabe dejarme el suficiente oxígeno para bucear entre los ciclones que, de vez en cuando, me envuelven.

martes, 1 de junio de 2010

H2A. Heridos Ànima

Primer día del año, ¿quedamos para grabar? Paseamos por Girona unas horas, ella vestida con su vestido blanco, caminaba entre piedras, subía escaleras, se arrastraba, miraba, palpaba, reía. Has quedado capturada en pixeles. El mismo vestido blanco la espera en escena, sentado en los secretos de su ser.

Heridos anima, nos enfrenta a aquellos espectros que anidan en nuestros oscuros rincones. Unas palabras inician la batalla:

“Conoces lo que tu vocación pesa en ti. Y si la traiciones, es a ti a quien desfiguras; pero sabes que tu verdad se hará lentamente, porqué es nacimiento de árbol y no hallazgo de una fórmula”. Antoine de Saint-Exupery

¿Cuál es tu vocación?

La lucha contra los miedos que nos hacen cargar con una pesada cuerda que se enreda en la búsqueda de la inmovilidad, un uniforme blanco que nos ahoga y un cuerpo que lucha por quedarse en el pixel. Dos visiones de un solo combate, dos realidades contradictorias que se encaran en un lugar común: tú.



Elvira Debeal
Olga Taravilla

miércoles, 26 de mayo de 2010

En el vórtex


Abro la contraventana de mi vida, observo como las palabras e imágenes ondean entre la brisa. Es medianoche, y aún así, un fulgor ilumina su baile. Al capricho del viento se ordenan, se acomodan dóciles a tu pensamiento. Recito sus nombres y ellas felices me regalan un gesto, leve, tenue, mínimo. ¿Cuantos años hace que nos conocemos? Me sonríen sin responder y siguen con su danza. Ha llegado el momento, subo a la silla, me siento en el alféizar, un instante.. me dejo llevar en volandas en mitad del vórtex. ¿vienes?

jueves, 20 de mayo de 2010

DOMÈSTICA

Después de meses de preparación.. hoy llega Domèstica, un itinerario de exposiciones, conciertos, performance, poesía... albergado por personas que creen que el arte puede formar parte de su vida más íntima..

jueves, 13 de mayo de 2010

Esperando la invasión del arte a mi hogar… ai ai ai!!!

Podría hacer toda una crónica, esas que acostumbro en la presentación de un vídeo, de un proyecto. Hablar de su gestación, de todas las tribulaciones que se pasan, de cómo crece Doméstica, pero de momento lo voy ahorrar (lo que no quiere decir que no lo haga más adelante). Ad’Art os presenta Doméstica en un vídeo que espera, os haga sonreír (o reír a carcajadas) por unos minutos.


domingo, 9 de mayo de 2010

Entre el mercurio


Navego entre nebulosas, a 39 grados y en línea de flotación permanente. El viaje entre el mercurio me oprime y mis movimientos quedan limitados, me he vuelto mínima. Mínimamente, todavía respiro, mientras vivo a cámara lenta y los sonidos reverberan a mí alrededor. No encuentro ninguna salida que me lleve a ti. ¿En que parada me dijiste que te encontrabas? Soy despistada y perdí el mapa, lo siento. Dejo que mi voz se vaya, haciendo contrapesos por el hilo rojo, tratando de localizarte.



Después de unos días, las cuerdas vocales, cansadas, han regresado a mí. Me explican que han regalado mil palabras en cada anochecer, creen que alguna de ellas te encontrará para acercarte. Deseando haber llegado a su destino, cierran la puerta antes de irse. El azar, esta mañana, te ha hablado sobre esa mujer que bucea entre mercurio, mientras te espera. Tu curiosidad te ha traído nadando con tu maleta, tu desconocida sonrisa y un ramo de Lirios blancos, mi flor favorita. Llevaba ya algunos años esperándote. Nos miramos horas desde los universos paralelos que nos unen, en el centro de la medianoche. No hace falta nada más, un paso y tomarás mi mano para que te ayude trenzar los filamentos de tus sueños. Suena el timbre y despierto en mi cama. ¿Estás?

viernes, 7 de mayo de 2010

La niña que recogía amapolas

Es primavera, innegablemente. Además de los mil sentimientos que revolotean por el aire, como el polen, incitando a la revolución, han nacido las amapolas. La visión de la explosión roja siempre logra, año tras año, deslumbrarme. Los recuerdos que me atan a esa flor salvaje son casi, casi, atávicos. Cubiertas como crisálidas las abría para verlas surgir, quebradizas todavía, entre el verde que las cubría. Jugaba con ellas a pintarme, llegaba a casa con el cuerpo cubierto con líneas negras, extraídas del gineceo y manchas moradas de sus pétalos. Una amapola roja evoca a mi madre. Ella mira a una niña que le lleva esas flores como presente de su libre paseo.

Han pasado muchas estaciones desde entonces. Ahora ya no hago ramos con ellas, aprendí por el camino que son, además de agrestes, frágiles. Que no tiene ningún sentido atesorarlas, que se ha de disfrutar de ellas observando como el viento mueve sus pétalos. Advertir que ya estamos en el punto más álgido del entretiempo con sólo mirar la configuración del paisaje encarnado. La primavera acaba sucumbiendo, invariablemente, acaba la sublevación y nos deja la calma. Pero el púrpura siempre nos deja la promesa de volver al año siguiente. Aunque a veces, no sé muy bien por qué, puede ser primavera por cuatro estaciones.

domingo, 2 de mayo de 2010

Audire Facere est

!!Qué, ¿creamos una performace para el concurso? Va, sí mezclamos la música, la danza y la pintura -pero en vídeo-. Marcin, tu das la salida, creando la música; Irene, tu creas el movimiento y yo pinto en una acuarela intentando bailar contigo. ¿Buscamos un título?. Mira que es complicado.. una vuelta, dos.. Todo nace de las notas, ¿cómo es en latín música?. La música, escuchar.. unas horas más y un googlestorming: nace "Audire Facere est", escuchar es hacer. Tienes un email: Audire Facere est, aquí tenéis la música. Ohh!! es fantástica. Unas semanas más tarde.. Irene detrás de un pantalla blanca, en una habitación minúscula, baila los primeros compases. Vale, ahora me toca, y Marcin coge la cámara de fotos mientras, nota a nota, pinto. ¡Venga!, sólo faltan seis series de cuatro. Sólo quedan dos días… Lo probamos en la minúscula pantalla y, en ese instante Irene crea con sus manos la necesidad de volver a pintar. Y, Audire se va construyendo, con las aportaciones del azar, la búsqueda y el deseo de crear artesanalmente una obra conjunta. Quedan menos de doce horas y los ensayos se convierten en el último laboratorio. Elvira viene a ayudarnos con los cables, pero se convierte en la invitada de última hora, Irene le ofrece su mano:¿Bailas?. Se acaba la tortura de los ensayos y nos vamos a disfrutar de la gama de verdes que nos ofrece la tierra. Quedan dos horas: cenamos los cuatro una tortilla de patatas, mientras miramos en el ordenador una y otra vez, el vídeo. Reímos y para tranquilizarnos imaginamos a todos nuestros amigos y amigas que nos van a acompañar. Llueve a cántaros y salimos hacía el auditorio. Últimos minutos, todo está en reposo, todo está quieto, paralizado. Marcin, en el suelo con su guitarra; Elvira en la habitación de al lado, esperando; Irene a mi lado y yo con el corazón encogido, como siempre, mirando la tecla con la que tengo que accionar el play. Escuchamos, entre los nervios tensados, como la cuerda de la guitarra, el discurso político que acompaña a estos eventos. Aplausos. Le miro, me mira, un, dos, tres, cuatro y los dos, en el mismo instante: Acción.

sábado, 1 de mayo de 2010

Qué

Hay días en que escribir se traduce en una especie de apremio susurrante. Días en que la distancia se llena de términos que resuenan entre líneas. Es ese grito urgente el que te conduce entre vocablos, convocando al universo para que se mueva. El universo, apresurado empieza a despertar, y te mira en réplica. Solo a ti. Sientes que te observa, todavía un poco aletargado. Y te habla, ¿Qué?. Es, en ese preciso instante, cuando te quedas sin palabras. Tu voz quebrada no sabe que nombrar. Lo contemplas, absolutamente minúscula, y presientes que nada volverá a ser igual, después de tan ínfima cuestión, ¿qué?. Un solo término con la capacidad de agitar cada uno de los rincones que habitas. Resides en espacios indefinidos hasta que un día, a cualquier hora, el universo al verse interrogado te interroga a ti también. ¿Qué?

miércoles, 28 de abril de 2010

¿Bailamos?

Audire
Música: Marcin Świostek

La mesa del comedor se llena de cachivaches. Los pinceles, las acuarelas, el papel, las tijeras, el vaso de agua y el celo. Toman el espacio. Me los miro a todos, ellos me miran, como esperando. Unas primeras notas indican que tiene que empezar la danza. Las yemas de mis dedos acarician las formas del pincel, lo recorro y él, me recorre a mí, así nos vamos afianzando pausadamente. Los colores me observan, como esperando. Ahora sí, bailamos las primeras notas, torpemente. A ver... primero un paso, luego otro, hacia la izquierda, un poco más rápido… sí, por fin, el ritmo se introduce en la leve holgura que nos separa. Poco a poco nos vamos acogiendo. La música sigue sonando y mis cachivaches y yo nos esforzamos por adivinarnos, por intuir el siguiente movimiento. Mi mirada, mi mano, mi cuerpo se funde con las notas, las sigue, juega, un, dos, tres, cuatro.. cambio. Ahora sí, la cadencia ha logrado introducirse y jugamos durante unas horas. El tiempo pasa y desde el cansancio, las formas, las líneas y los colores se asoman y saludan. Yo río, saludando también. Nos despedimos suavemente, ¿nos veremos mañana? Es posible, nos llamamos.

sábado, 24 de abril de 2010

Las naranjas y sus mitades


Soy naranja entera, sí. Hace años... ahora ya, muchos, soñaba con ser media naranja. Porqué sí, estaba escrito, filmado, cantado que las personas somos sólo mitad, esperando anhelantes una parte que no estaba en nuestro interior. Un porción que nos complementa, que nos hace SER. Ser, en mayúsculas, o eso decían. Con lo complicado que es ser. La búsqueda ha sido ardua, a veces, desesperante, triste, vacía y, seguramente, sin sentido. Después de muchas cáscaras derramadas, esparcidas en el camino, descubrí que estuve demasiados años preocupada por ser mitad, sin pensar que cada uno de los gajos que me forma, es una pequeña mitad de muchas otras naranjas, mandarinas e, incluso, fresas. La multiplicidad invadió mi vida, multiplicándome a mí también hasta conseguir la esfera cítrica soñada. Soy naranja entera sí, pero no nace sólo de mí árbol, también estás tú.

jueves, 22 de abril de 2010

¿Plantamos?

Foto: Dave Saurí

Estoy en casa, sentada en tu ausencia. Hace algunos meses que la comodidad se ha adueñado de casa. Ando despeinada y en pijama, cruzando espacios anidados y miro como crece la planta. ¿Cuánto tiempo hace que está conmigo?. Piensa. Sí, desde el atardecer en que te perdiste en aquella bruma extraña. Casualidades. Llegó a casa por azar, en momento de fractura. Era un resto solitario, desprendido como sin querer, arrancada de la tierra que la nutría. Nuestras miradas se cruzaron y se sonrieron, se venía conmigo, estaba segura. La acogí entre mis manos, suavemente, dulcemente le hablé al oído para calmarla con ensalmos. Te sembraré, te curaré y crecerás conmigo. Desde entonces, cada día le dedico un leve roce, una sonrisa y una palabra, la más dulce que puedo darle. Ella me mira y crece. No necesito nada más, mirarla y sonreír a su lado.

domingo, 18 de abril de 2010

Vidas y ausencias


Durante meses me había acompañado en cada atardecer. Volver a casa significaba ver, por breves minutos, la pequeña planta amarilla. Crecía en un espacio absolutamente agreste, en la mediana que separa dos carriles de la carretera que entraba a mi ciudad. Surgida entremedio del cemento, en la grieta, con una vitalidad natural y la gracia de haberse situado en el semáforo que regula el tráfico. Se mantenía, orgullosa, erguida, enfrentada al asfalto y al monóxido de carbono. Me tenía absolutamente maravillada, la pequeña planta, el pequeño girasol. Un día, al buscar con mi mirada, el amarillo cadmio encontré el gris asfalto. Había desaparecido y quise conservar su color, sus formas, su mirada en mi, ya perdida.

El lienzo nacido de su ausencia ya no está conmigo, la magia del girasol adereza algún hogar que mi memoria ha borrado. Pero sí conservo su carácter luchador, de sobreviviente en medio de la nada. Desde entonces, siento una debilidad especial por los girasoles.

Hace ya algunos años, quizás más de diez, pinté un girasol. A veces, el mundo no se escapa.

martes, 13 de abril de 2010

En tokyo


Foto:Elvira Debeal

No recuerdo ni cuando ni donde empezó mi viaje, pero situada en medio del sueño, observo la estación, me detengo en cada detalle. Aunque parezca increíble estoy en Tokyo, ¿cómo no puedo recordar el inicio?. Sí, allá estoy, rodeada de personas que ni me miran y con dos compañeros de viaje. Sólo sé que tengo que tomar el tren, nos vamos. El tren inicia su camino. ¡Corre!, corre que lo pierdes. Es un instante, miro hacía abajo, está en marcha. Tendría que subir, dar un paso, bajar hasta el techo con la puerta abierta. En esa urgencia, tomo la decisión de dejarlo partir. Me quedo sola en la estación, entre los desconocidos que no me miran y con una dulce sensación que invade todos mis sentidos. Camino. Me voy de la terminal, mis pasos se dirigen a recorrer la ciudad que he decidido habitar por un lapso ilimitado. Una ciudad extraña donde nadie parece comprender mis palabras. No son necesarias. Miro y me miran, palpo, acaricio y utilizo el lenguaje de la piel. En el transcurso aprendo a escuchar el leve roce corpóreo que me acerca a ti. Unas horas de paseo más y el lenguaje aprendido revive en mi. Llevaba años enterrado en la caja del olvido. La voz, un poco temblorosa, onírica todavía, conversa en francés y despierta a tu lado. Ahora puedo continuar mi viaje y me llevas a tomar el próximo tren. No tengo que correr, no tengo que entrar por la ventana del techo, la puerta se abre y yo entro. Adiós.

viernes, 2 de abril de 2010

Pigmentos


Te encuentro en mitad de la noche sonriendo, apacible, por fin. Tu mirada me habla de sueños remotos, biografías aunadas, del intervalo parpadeante en que te conocí, de una escisión exacta, solicitada. Oscilo en mi cumbre, mecida entre luces. Alumbran nuevas topografías.

¿Cuál era tu nombre?

Asciendo dos medidas más. Los peldaños me llevan hasta el pigmento verde, emulsionado con aceite de linaza. Pinto con él toda la estancia. Curioseo entre pinceles, disolventes y envases buscando el rojo. Cuando lo encuentre caligrafiaré a Céfiro en mi puerta verde, bajaré de la cumbre, encenderé la luz y me acomodaré en tu instante.

sábado, 27 de marzo de 2010

Silencios apagados


Por fin se llena todo de primaveras, los silencios apagados poco a poco se van despertando, giran hacía la izquierda, luego a la derecha, un poco perezosos aún. La casa se llena de sonidos y olores conocidos desde hace algunos años. ¿Cuánto tiempo he dormido? Si creyese en los cuentos creería ser protagonista, todavía me siento un poco somnolienta. Logro por fin levantar y me dirijo hacía la cocina, algunos ingredientes hace tiempo que esperan ser cocinados. No todos me sirven, algunos, distribuidos en sus estantes, han caducado. Ahora sí, no me queda más remedio que encomiarlos a que se arrojen al precipicio. Me despido. Desprendida de ellos, sujeto mis utensilios y elaboro uno de aquellos platos, que tanto me gustan, de horas y horas de complicación, de sonidos de trasteo, de batir de alas. Me gusta batir las alas. Sí, decididamente estoy en el entretiempo, bajo a la calle sabiendo que no estás, ni estarás. Ahora ya estoy despierta del todo, un pequeño gesto irriga mi rostro. Sí, sonrío y camino.



martes, 23 de marzo de 2010

Mundus Fugit

Los blogs, como una maraña te invitan a seguir un hilo de enlaces inacabable. Así llego a un blog donde un mundo virtual gira y gira sin parar. En él se han inscrito puntos de luz, que marcan visitas y conexiones. Jugueteo con él durante un lapso de tiempo, lo hago girar más y más deprisa, lo acerco hacia mi, lo distancio hasta que es sólo un pequeño punto. Ese entretenimiento me sugiere lo cerca y lo lejos que nos encontramos las personas en una esfera que gira . ¿Cómo se mueve el mundo? Con la ruedecilla de mi ratón. El planeta virtual se deja mecer por mi.


El mundo vuela, el mundo pasa ante nuestros ojos. Inmediatamente, me viene a la mente un término muy utilizado para invitar al Carpe Diem: “Tempus Fugit” el tiempo que pasa, como las nubes, como las naves, como las sombras. El poeta Virgilio lo utiliza en “Georgias, 3, 284: “Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus, singula dum capti cincumvectamur amore" (Pero entre tanto se escapa, huye el tiempo de una manera irreparable, mientras nosotros, atrapados por el amor damos vueltas a las mismas cosas de una en una).


Exactamente, mientras el mundo gira y gira, mientras el globo terráqueo pasa ante mi, el tiempo corre, se escapa por las rendijas del blog. Así nace “Mundus Fugit”, una mezcla extraña entre el tiempo y el espacio del planeta, que no deja de volver sobre sí mismo. Como no soy la única que ocupo ese amplio espacio, me gustaría invitar a todas las personas que quieran colaborar con “Mundus Fugit” a enviar textos, imágenes, vídeos, música en relación a su idea de los mundos huidizos y pasajeros que habitamos.

Este es el nuevo blog:

Mundus Fugit



Para enviar vuestras aportaciones tenéis el correo electrónico: mundofugit@gmail.com

lunes, 22 de marzo de 2010

Funambulismos


Hoy he visto a Antonia caminando sobre el hilo invisible, una vez más. Aspiraba cruzar la densa arquitectura levantada en fortaleza. Se iba deslizando por las finas hebras trenzadas en la utopía de tu mirada. ¿Qué mirada? me preguntas mientras cruzas la calle. La tuya, la que se veló bajo la luz de aquella farola de la esquina, un día de cualquier estación ya pasada. Ríes, y yo lo entiendo, sobrado espacio os separa. Tú, ni siquiera recuerdas su rostro. Pero Antonia colecciona espejismos de un instante. No podría calcular cuantos destellos conserva, archivados en cajas coloreadas. A veces, de vez en cuando, abre una y bucea en un mar de luminiscencia irisada, una hora o dos. Emerge para regalarme un atisbo de fulgor. La miro. Aunque lo intento, no puedo convencerla de que deje de deambular entre imposibles, edificaciones imaginadas en un minuto de calma. Me mira. Se ríe y en un salto de pértiga, vuelve a su inverosímil funambulismo alumbrada por el sol de la medianoche.

jueves, 18 de marzo de 2010

lletrAtura



Amics i amigues,

Ad'ART convida a tots a participar en el projecte literari col·lectiu: lletrAtura.
El que necessitem són les vostres creacions literàries fetes per aquesta ocasió que comencin amb la frase "Et vaig veure al cafè..." i que constin de 100 paraules. Aquests són els únics requisits. Pot ser en català o castellà.
Quan rebem un número suficient de relats, els fondrem en una sola obra. Aquesta es publicarà a través del blog de l'Associació Ad'ART i en paper, distribuïts de forma gratuita en els cafès de Girona.
Els relats poden anar firmats o no, depen de vosaltres.
Envieu els arxius Word o OpenOffice a l'adreça: adartgirona@gmail.com amb la paraulalletrAtura al tema del missatge fins el dia 1 d'abril.
I feu-ho saber als vostres amics!

Gràcies a tothom!

miércoles, 17 de marzo de 2010

Entre puentes y dientes

Hay días en los que Morey resuena en mi cabeza -cerebro, pensamiento-, llámale como prefieras. Resuena, porqué él, la suele concretar, como una ciudad. A veces es la ciudad de la congoja, a veces el lugar donde coinciden todos los mundos posibles. Hoy mi cabeza es el lugar donde coinciden todas sus calles y plazas. Hoy, como muchos otros días he cruzado el puente que separa la ciudad vieja, de la nueva ciudad. Y, en ese cruce de universos, he saludado –como muchos otros días- a una persona que se acercaba a mi. Hoy, pero, he parado, en mitad del puente. Es, sin duda, un punto de encuentro para mi, el cruce de dos espacios, el intermedio. Siempre -en muchas ocasiones para no exagerar-, encuentro a alguien en ese intervalo. Tan sólo se trata de cruzar, de caminar con sol, lluvia o nieve. Avanzar entre una y otra orilla. Sueño asiduamente con puentes –de todo tipo-, los he pintado, simbolizado y cruzado de ciudad a ciudad.

Con ese pensamiento he estado jugando gran parte de la tarde. Justo hasta el momento en que ha empezado a despertar el dolor de mi dientes maltrechos –los odontólogos, ya se sabe-. Estaban insensibilizados con una inyección milagrosa, no he sentido ningún dolor, solo faltaría. Aún así, en el no-dolor, he estado deseando volver a sentir mis labios, mi nariz, mis formas deformadas por un fluido adormecedor. Cuando ha despuntado el primer malestar, he dudado unos minutos, no sé si horas: qué prefiero Mi cabeza, lugar de todos los mundos posibles, no sabía decidirse entre el dolor y la percepción de hallarse fuera de su cuerpo. Han pasado varías horas ya, el dolor poco a poco ha ido desvaneciéndose, a pesar de algún resquicio abierto. Y, en el resquicio, creo que prefiriendo el dolor a la insensibilidad. Aunque es posible que me tome un ibuprofeno para poder dormir.

Hoy mi cabeza, parece encontrar en cualquier nimiedad un mundo posible donde habitar por una cosecha.

viernes, 12 de marzo de 2010

Mi interrogante

Cien días caminando por el interrogante. Sostenido por hilos de color seda anudados con amnesias, se sonríe. Un paso, otro y en el itinerario criptografío en letras doradas, una nueva mirada. Dos pasos, y el hilo rojo reviste de nuevo los andamios. Tres y descubro, debajo de la alfombra, preguntas sin respuesta. Siguiendo la vía, miro los aledaños…¡¡Vaya!! estoy sóla con la incógnita. Frente a frente nos contemplamos, nos examinamos y finalmente, nos descubrimos el sombrero una a la otra, educadamente. Sostengo, entre malabarismos, el camino que me lleva a tu abrazo y apago la luz.

sábado, 6 de marzo de 2010

Mariposas que vuelan

Debería hacer calor aquí adentro, cubierta por la trasparente seda, pacientemente tejida. Debería hacer calor, pero siento frío. Crisálida en la oquedad rugosa rememoro lo no nato, entelada la visión no alcanzo a vislumbrar, no logro.. ¿Cuánto tiempo se necesitará para salir de aquí? ¿No son demasiados años?

Lucho contra los filamentos que me traban, combato una, dos, tres batallas perdidas. En ofensiva contra mi misma, tan sólo logro quedar más y más atraída por la maraña protectora.

Probaré a deslizarme, lentamente, suavemente evaporarme. ¿Dispersarme?

Así, me desvanezco entre la bruma de la primavera y siento el calor de tu mirada. Mariposas que vuelan. Franqueas el umbral de la noche pausadamente y la originaria risa cruza corriendo bajo la puerta, inscribes tu piel en la mía y nuestros perfiles juegan a las sombras chinas. Esbozamos mariposas que vuelan sobre la pared blanca. Una y otra vez, hasta que rompe el día y así me duermo suave, recorriendo, perfilando, apurando todavía los últimos instantes de luz.

Mariposas que vuelan.

lunes, 1 de marzo de 2010

En resposta..

Estimada amiga, em fas preguntes que m'obliguen a formular-me i formular-te noves qüestions. I, encara així, no sé si et servirà de resposta. En primer lloc, què significa estimar?. És difícil contestar això, jo només puc parlar des de la meva experiència, puc arribar a copsar -i tan sols copsar- les teves inquietuds, com a vegades em passa amb les meves. Algunes de les qüestions que et proposo han guiat més d'una decisió, han fet canviar més d'una direcció.

Estimar és mirar a la persona que tens al costat com aquella amb la que has decidit compartir part de la teva vida, que t'acompanya en aquest garbuix vital. Indubtablement, la nostra vida és un garbuix, sempre amb una veu nova. Convocades per les muses, a vegades imparables, encara que vulguis impossible renunciar; ens apagaríem lentament, suaument fins a esvair-nos en el no-res. T'acompanya en aquest garbuix?

Estimar és un verb en el que el compromís -pres amb llibertat- està present. Estimar vol dir créixer, fer-se gran dia a dia; poder descansar, de tant en tant, de tu mateixa perquè saps que l'altra persona acollirà les teves pors, els teus dubtes. Estimar és el desig redescobert -en diferents variants-; viure, sens dubte, l'enamorament. És aquest el confort de la seva companyia?

Què és allò el que l'anima i el cor et crida seguir? Un desig que t'allunya de la tranquil·litat, és tranquil·litat? o que t'apropa a tu mateixa?

Per acabar, un text que m'agrada molt i he utilitzat en més d'una ocasió, sobre què és això d'estimar:


Y hubo que aprender a amar, costosamente siempre: luchar contra el temor a no ser reconocido por el otro, contra las épicas personales, contra el miedo a no ser amado y las culpabilidades, las dudas, las revanchas.
-Luchar contra la inmundicia sobre la que crece esa quebradiza Flor de Invierno que es el amor”.(MOREY,M. Camino de Santiago)

domingo, 28 de febrero de 2010

Cuando Andrea me pregunta

Cuando Andrea me preguntó ¿Qué se siente al estar enamorada?, me sorprendió. No tanto por la pregunta expresada por una niña, sino porqué yo misma, no tan niña, llevaba unos días formulándola en voz baja. ¿Existe en realidad el enamoramiento?, ¿Cuánto hay de real?¿cuanto hay de imaginado? ¿Dónde está esa frontera imaginaria que nos hace sentir y emocionarnos? ¿¿¿¿????

De repente, repensando en las palabras… La ciencia, claro, esa religión legitimada en nuestro tiempo, me dará una respuesta. ¡!Cómo no se me ocurrió¡¡. Debió ser por lo contradictorio que me resulta. Algo tan cerebral, tan metódico, de hipótesis universalistas no puede ser compatible con el corazón. ¿corazón?

Esta es una pregunta para Google, indudablemente; y escribo en la barra del navegador: enamoramiento ciencia. La búsqueda nos consigue 157.000 posibles respuestas. Repaso unos cuantos artículos y todos llevan (más o menos,- que de todo hay-) a las mismas conclusiones:

“Enamorarse tiene dos componentes -dice Lewis-: la atracción sexual que probablemente tenga una base química y la compatibilidad emocional entre dos personas cuyos patrones emocionales formados desde la infancia coinciden fuertemente.”1

La dualidad (una vez más). Con lo maravilloso que es lo plural… en fin. De los dos componentes: la atracción sexual y la compatibilidad emocional, creo me preocupa más el segundo. La primera bajo los efectos de la química es, como mucho, la pérdida de unas cuantas feniletilaminas, acumuladas en el cerebro y el trabajo de unos cuantos neurotransmisores que van como locos por todo el cuerpo. Tienen el tiempo contado, dicen los expertos, que puede ser semanas o meses, a lo sumo unos años. Pero lo de la compatibilidad pasa por un patrón. ¡¡madre mía!! y para toda la vida.

“El sexólogo John Money considera que los niños desarrollan esos mapas entre los 5 y 8 años de edad como resultado de asociaciones con miembros de su familia, con amigos, con experiencias y hechos fortuitos. Así pues antes de que el verdadero amor llame a nuestra puerta el sujeto ya ha elaborado los rasgos esenciales de la persona ideal a quien amar”.2

¡¡Oh No¡¡ ¿Me habré cartografiado un mapa erróneo? ¿Qué especie de patrón tengo? ¿Que hacía yo entre los cinco y ocho años?

A ver, recuerda, con mi familia: me duplico, triplico (en esos años vivía en tres casas a la vez), tenía tres familias a la vez… (empezamos bien¡¡); los amigos: todo el día callejeando con una mala idea en la cabeza (seguimos mejorando); las experiencias: una niña que mira desde las mesas del final de la clase, que ríe, juega e imagina un mundo más allá de la realidad (ya puedo echarme a temblar); Y, por último, el hecho fortuito: que la niña que se enamoró del solitario, raro y extraño Juan. El chico moreno llegado de Murcia y que un día volvió ha marchar hacía otro lugar que ya olvidé.

Ahora sí, ahora ya puedo ver clara mi doble condena: por la química (de tres años y un día) y por mi patrón: con más de una familia, todo el día callejeando y con el más raro del lugar (la cadena perpetua). -No sé si me acaba de consolar la ciencia-

Menos mal que me queda la risa y el gusto por mirar, que me sigue gustando callejear, que me divierte ir de casa en casa y que el mundo está lleno de infinitos personajes solitarios y extraños.

[1] Para quien le interese todo el artículo: http://club25.wordpress.com/2006/02/14/la-ciencia-intenta-explicar-los-mecanismos-del-enamoramiento/

Otro más: http://centros5.pntic.mec.es/ies.victoria.kent/Rincon-C/Curiosid/Rc-51.htm



Junio 2009

miércoles, 24 de febrero de 2010

Diventimento núm. 3, o, dónde me llevaaaasss

De momento sólo cabe desaparecer, adentrarme, experimentar. Intentaré, pero, encontrar la salida del caos que me sumerge.

lunes, 22 de febrero de 2010

Cuento de primavera

Antonia, a veces, escribe cuentos para explicar y explicarse, para entender y entenderse. No lo puede evitar. Voces deshilvanadas en susurros le hablan al oído, en ese dulce momento entre la vigilia y el sueño, le reclaman el derecho a su existencia. Esta demanda insistente no es habitual en su vida cotidiana, sólo ante algunas vivencias la grafía despierta, poco a poco, palabra a palabra... frase a frase... edificándose como por encantamiento en signos, en señales indelebles de su inquietud. Ante algunos sentimientos es cuando a nuestra protagonista, soñadora de imposibles, enamorada de las palabras, coleccionista de imágenes y decidida caminadora en su vida diaria se le paralizan las cuerdas vocales. Su mente articula voces que enmudecen antes de ser pronunciadas, quedando cautivas en un espacio alejado del tiempo.


Ahora está ocupada escribiendo un nuevo relato que ha titulado “Cuento de primavera”. Seguramente lo ha titulado así porqué todo se desencadenó en esa época del año en que todo despierta; en la ciudad de la luz; en un viaje que nació de la curiosidad de saber porqué y qué había en él para que lo soñase a su lado. Con fino hilo rojo se había ido tejiendo lentamente, con el paso de imágenes y días, un vínculo, que no sabría ni como definíroslo pero que evidentemente la incitó a volver a su ciudad fetiche. Un viaje siempre es un acontecimiento especial y este, por lo que os he explicado, lo era por muchas más razones. Preparó en la desvelada noche de charla sin fin y tiempo fugaz su duplicado encuentro, París, de nuevo... escogió el blanco como color de su atavío para llevar consigo el silencio creador, la hoja en blanco por escribir, la posibilidad abierta de cada uno de los colores que lo componen. Antonia, desde pequeña, tiene este tipo de creencias, de rituales. Por ejemplo, cuando no quiere ser viste toda de negro, siempre estudia en una mesa azul y pide deseos a las matrículas capicúa de los coches, que, a veces se cumplen... El tema de los deseos creo que forma parte de su personalidad soñadora. Por eso, volviendo al viaje, se sorprendió a sí misma cuando ante el paso de una estrella fugaz, la primera de su vida, pronunció interiormente las palabras para siempre. ¿Para siempre?, se dijo minutos más tarde, cuando pudo reaccionar. Pero no era el momento de ir más allá y decidió que ya lo pensaría tranquilamente cuando pudiese...

Quizás, de vez en cuando, habría que creer en los deseos, porque en el viaje se cumplió al menos uno, entre sonrisas y violines chirriantes, en medio de un atardecer lluvioso. La verdad, vivió cada momento como si se encontrase inmersa en una pompa de jabón, esférica y perfecta, dónde la luz del sol se refleja en múltiples matices, bañando cada uno de los rincones de la ciudad. Sus calles y edificios parecían regalar su mejor sonrisa. En esos momentos todos los porqué, cuando, de verdad seguidos de un interrogante desaparecieron de su vocabulario. Se dedicó a vivir cada momento, cada sonrisa, cada palabra como únicos e irrepetibles. Realmente ese hombre era un misterio para ella, no conocía nada de él, no sabía nada de su vida, pero la hacía feliz verlo reír; escuchar su voz leyendo la poesía que atesora una carta de helados; observar sus movimientos; oír y disfrutar de sus disertaciones sobre ese otro mundo que es su vida. Ese mundo complejo y misterioso del arte que entró a formar parte de ella en forma de espiral, sin haberlo llamado y por sorpresa, inundó y dio sentido a todo. Yo, que la conozco desde hace ya muchos años, aún me pregunto el porqué, qué fue lo que la atrapó en una relación que, ha pesar de sus peleas, todavía la mantiene con el mismo compromiso del primer día. Y es que hay misterios imposibles de desvelar, no se pueden aprehender, no se pueden capturar, no se dejan capturar, se escapan siempre por la arista de la esquina que aún está por inventar, haciéndole caso al viento, como alguien dijo en su Deseo de ser Piel Roja.




En su primer viaje a París, para descubrirse a sí misma, se enamoró de la ciudad, en su segundo viaje, parece ser que descubrió que se había enamorado de aquél por quien lo inició. Sus amigos le preguntamos que había pasado en el viaje que se la veía tan radiante y a todos nos contestaba que viajar la hacía feliz. Me gustaría ahorraros la parte del relato más arduo de explicar, que es su vuelta a la realidad cotidiana, esa caída de la nube en medio de un sueño, el estallido de la burbuja que trae consigo la duda de lo vivido y miles de preguntas que se entrecruzan: ¿qué pasará ahora?¿sentirá él lo mismo?¿este amor es real?¿le escribo y le explico?. Finalmente, como siempre, el miedo se apoderó de ella y sólo se atrevió a enviar una fotografía robada a la noche. Recibió una respuesta que la dejó suspendida en el tiempo algunos minutos y rescribió el final de un cuento para que él lo leyese. Después de varias semanas de incertidumbres y dudas me explicó toda la historia, para aliviar la carga de la espera, ¿qué sentiría al volver a verlo?. Y, por supuesto, volvió a estar a su lado en algunas noches ya de verano....

Seguramente os viene a la mente la pregunta ¿porqué nuestra protagonista, en pleno verano, está escribiendo un Cuento de primavera?. Eso mismo le pregunté hace poco y me contestó que no se pueden dejar a las palabras flotando en el aire, que no puede dejarlas en el olvido, que no sólo han de dar voz a los sueños. Las palabras, como las imágenes, como los sentimientos, necesitan de un lector, de un espectador y de un destinatario para dar sentido a su vida. Sería injusto enterrarlas en el desierto del tiempo que, con la suave mano del olvido, borrará sus huellas y nos dejará, como en las dunas, tan sólo pequeñas señales que acabarán siendo desmenuzadas por el viento del invierno. Aunque ciertamente, os puedo decir, que es un cuento extraño: sin la apología a que nos tienen acostumbrados, sin final y con mil posibles fines... Su cuento de primavera es un guiño a la memoria, el signo de un bello recuerdo que esboza una sonrisa en la noche de su corazón.

lunes, 15 de febrero de 2010

Haluros de plata

Congelada en una imagen,

delimito el contorno de tu mirada.


Las yemas de mis dedos,

palpan,

buscan,

acarician

perfiles alejados .



Refulgencia disipada.




Haluros de plata,

no expuestos a la luz

se archivan en su olvido.

Reminiscencias lumínicas,

en tardes de invierno,

se decoloran en mí.





El contorno se desdibuja,

con ensalmos caligrafiados,

enterrándose en mi recuerdo.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Divertimento núm.2; Composición a dos manos

Poco a poco..lentamente las formas, los colores, la música..








lunes, 8 de febrero de 2010

DESIG

DESIG

Clau al cor..

Fugida

¿Trobes la pau?

El meu llit crida:

Soletat.


Palabras que duelen…

Miradas que huyen…

Deseos que sienten...

¿Encuentras paz?

Tu vida grita:

Soledad.





Espacio alejado de mí.

martes, 2 de febrero de 2010

Divertimento núm. 1

Avui. Sense paraules….


viernes, 29 de enero de 2010

Las ilusiones prendidas














Las ilusiones prendidas de un alfiler juguetean haciendo y deshaciendo.

Miles de sueños brotan del vacío en el que son concebidos.

Duplicada desde siempre en un espejo que me devuelve a mí misma,

dentro del espejo…
lleno el espacio de imágenes, palabras y formas que me acompañan.


Utopías que nunca se van a producir, vidas que no van a existir.. y aún sabiéndolo,

...juego...

La chica que habita dentro del espejo se ríe.

En el silencio siempre se haya la duda, en la quietud el miedo.

¿Qué busca? ¿Qué buscas?

Asusta el gris intermedio.

domingo, 24 de enero de 2010

Palabras

Nacida del silencio, profundo.
De la duda.

Releo palabras que viven guardadas
en una caja de zapatos.

Desaliento en la habitación blanca.





He de pasar un lapso, un ciclo, una estación
transitando por la arista
para que lentamente…
brote la voz de entre la maraña de los años.


Y no habitaba sola.



viernes, 22 de enero de 2010

Fascinada por una oquedad

Fascinada por una oquedad

lindo entre el sueño y el despertar de la medianoche.


Atraída por tu perfil marcado, en el blanco roto de la sábana,

bordeo lentamente el filo que me susurra promesas.

de primaveras pasadas

de inviernos por llegar

de otoños heridos


Tentada por el vacío, te dejo libre.

Despierto por fin.

sábado, 16 de enero de 2010

Traïdora memòria

En estones perdudes, quant el temps és de color blanc i no hi han sorolls.

Res...

Res...

Només el meu alè.




Només desitjo sentir el meu alè.


¿és desig?.


martes, 12 de enero de 2010

Un pequeño despertar



Despiertan los sentidos.
Una palabra
Un gesto
Un color
Y tus ojos me miran…




Recuerdo que estás lejos
y que, quizás, no vuelva a verte.